Los mejores monitores de 27 pulgadas

Los monitores de 27 pulgadas son los más demandados para ciertas tareas, como el gaming o las labores de oficina, porque se trata de monitores con una pantalla de tamaño medio, que consumen relativamente poco, caben en cualquier espacio de trabajo y permiten mantener abiertas varias ventanas simultáneamente sin que los distintos contenidos se vean mal. Además, es un tamaño de pantalla muy útil para contenido multimedia y juegos porque, dependiendo de la resolución, se puede ver bien desde una distancia no muy elevada.

CÓMO ELEGIR UN BUEN MONITOR DE 27 PULGADAS

Para elegir un buen monitor de ese tamaño, lo primero en lo que hay que fijarse es, valga la redundancia,  el tamaño, ya que las mismas pulgadas no implican siempre que las dimensiones totales sean idénticas. Hay paneles que reducen un poco el tamaño curvando la pantalla o reduciendo los marcos. Y esas son cosas que hay que mirar, sobre todo si disponemos de un espacio limitado. En caso de que el espacio sea problemático, también es interesante saber si el monitor es compatible con enganches VESA y, por tanto, si se puede colgar en la pared o de un soporte.

Asimismo, hay que optar por monitores de 27 pulgadas que ofrezcan una buena calidad de imagen, lo cual está relacionado con varios factores:

LOS MEJORES MONITORES DE 27 PULGADAS

Existen muchos monitores de 27 pulgadas, así que, a continuación, os mostramos una selección de los mejores, para que os sea más sencillo empezar a buscar.

HP 27F

El HP 27F es un monitor de 27 pulgadas, ultrafino y con microborde (con lo que no se pierde espacio en márgenes innecesarios), con una resolución 4K. Algo a tener en cuenta es que se trata de un panel IPS, con ángulos de visión de 178 grados y una frecuencia de actualización de hasta 135 Hz, suficientes para que se pueda jugar con él sin sufrir ningún tipo de retraso en la imagen. Su tiempo de respuesta es mejorable, de 5 ms, pero también suficiente para los juegos.  Por tanto, si queréis un buen monitor para juegos y multimedia, este es perfecto.

Además, dispone de 2 puertos HDMI y una entrada VGA, además de un Display Port.

Samsung C27R500FHU

¿Buscáis un monitor para contenido multimedia, sobre todo? El Samsung C27R504FHUcumplirá todas vuestras expectativas, seguro. Y es que no sólo reproduce imagen en Full HD (suficiente resolución para la mayoría de juegos y contenidos audiovisuales) sino que además es un panel VA que proporciona una gran nitidez, una ratio de color muy amplio y buenos contrastes.

No obstante, si también lo queréis para otros menesteres su rendimientos no va a resultar tan bueno: los monitores VA no destacan ni por sus ángulos de visión ni por su velocidad de respuesta, y de hecho su tasa de refresco es demasiado baja (sólo 60 Hz) para proporcionar un juego fluido en algunos juegos muy exigentes.

SAMSUNG S27R350

El Samsung S27R350 es una opción económica y funcional para aquéllos que busquéis un monitor de prestaciones medias para trabajar, ver alguna película y jugar de vez en cuando. Se trata de un panel IPS, con muy buenos ángulos de visión pero que se queda algo escaso en cuanto a resolución, ya que lo ideal en monitores de 27 pulgadas es QHD o 2K y este sólo reproduce hasta Full HD. No obstante, eso no va a ser problema para la mayoría de contenidos, ya que muchas series, películas y juegos se emiten en Full HD.

En general, yo lo definiría como un monitor para trabajar, así que es bueno saber que incorpora tecnologías de protección visual, sistemas anti-parpadeos y anti-reflejos. Eso último es necesario porque su brillo máximo no es especialmente elevado y puede perderse un poco de calidad de imagen en ambientes muy iluminados.  Asimismo, tiene una buena tasa de refresco que hace que la reproducción de contenido sea fluida.

Philips E Line 275E1S

El Philips E Line es un panel IPS de 27 pulgadas con resolución 2K. Es bastante bueno para jugar, con una tasa de refresco de 75 Hx y 4 ms de respuesta, aunque los hay mejores en ese sentido, y es una gran opción para usarlo como monitor de trabajo, ya que puedes estar trabajando con él y haciendo otras cosas a la vez y tener una visión perfecta desde cualquier ángulo. Y, aunque la resolución se queda algo corta para un monitor para diseño o edición de vídeo, tampoco da mal resultado en esas tareas.

Su único hándicap importante es que su nivel de contraste es algo bajo en comparación con el que podéis encontrar en monitores de prestaciones similares, y su brillo máximo está simplemente bien. No obstante, compensa esas carencias con un precio no muy alto.

UltraSharp U2719D

El Ultra Sharp U2719D, a diferencia de los demás de la presente lista, no está concebido para el uso doméstico sino que es un monitor profesional perfecto para multitarea por su relación de aspecto panorámica, ya que amplía el espacio disponible para ventanas abiertas, por ejemplo. Además, es muy ergonómico. Su base es regulable en altura y permite una inclinación, rotación y rotación muy amplias, además de colocación en vertical o en horizontal.

No está pensado para jugar, lo cuál explica que su respuesta sea muy lenta, de entre 6 y 8 ms según el modo de configuración. Pero da muy buenas prestaciones en lo que refiere a ejecución de programas ofimáticos y visionado de contenidos. Además, tiene un muy buen nivel de brillo máximo, así que es ideal para zonas iluminadas como despachos u oficinas. Y, si vais a trabajar con él y con otras pantallas a la vez o necesitáis poder observarlo desde distintos puntos, os irán muy bien sus ángulos de visión de 178 grados que evitan la distorsión.

ELEGIR LA RESOLUCIÓN MÁS ADECUADA

Ahora la mayoría de los fabricantes está intentando vender monitores 4K, pero esa puede ser una resolución un poco exagerada para un monitor de 27 pulgadas, a menos que se vaya a usar para algo directamente relacionado con la imagen. Las resoluciones más adecuadas para 27 pulgadas se encuentran entre el QHD y el 2K.

Recordad que la resolución ha de adaptarse a lo que es capaz  de reproducir el dispositivo al que esté conectado el monitor. De nada os sirve un monitor 4K si vais a conectarlo por ejemplo a una PS4, con la mayoría de juegos en FullHD, mientras que un monitor Full HD puede que se quede corto de detalles para usarlo con una CPU adecuada para programas de diseño y modificación de imágenes.

PANELES

Existen tres tipos de monitores, dependiendo del tipo de panel que incorporen:

  • Los Twisted Neumatic (TN) ofrecen buenísimos tiempos de respuesta e imagen realista. Son los mejores para juegos y para edición de vídeo.
  • Los Vertical Alignement (VA) son los mejores para diseño gráfico y tratamiento de imágenes, ya que permiten un mejor control de los parámetros de imagen, mejor contraste y negros más profundos.
  • Los In-

Lo ideal son los paneles IPS, que confieren al monitor ángulos de visión de 178 grados y facilita que se pueda trabajar con distintas ventanas abiertas o colaborando con otras personas. Eso no es muy importante en pantallas pequeñas, pero en una de 27 pulgadas sí.

VELOCIDAD DE RESPUESTA

Es importante, sobre todo si lo vais a usar para jugar, que vuestro monitor de 27 pulgadas tenga una buena frecuencia de actualización y un buen tiempo de respuesta de píxeles. Esos dos parámetros son los que indican el tiempo que tarda una acción vuestra (un clic en el teclado o un movimiento con el mando, por ejemplo) en reflejarse en la pantalla, y una buena combinación de ambos es lo que necesitáis para una experiencia de juego fluida. La tasa de refresco también es importante al ver contenido audiovisual en el monitor, ya que si ésta es muy baja se pueden producir retrasos y parecerá que la imagen va a saltos.

Las pantallas que resultan mejores en este sentido son los paneles TN, así que posiblemente tendréis que elegir entre velocidad de respuesta y ángulos de visión. No obstante, si no queréis elegir, los paneles IPS son una opción bastante decente también, aunque más cara.

CALIDAD DE IMAGEN Y AJUSTES

Aparte de la resolución y el tamaño, hay otros factores que influyen en que la experiencia con la pantalla. Los tres más importantes son la gama de colores que se reproducen, el brillo y el contraste.

Los colores son importantes si se va a usar el monitor para jugar o para trabajar con contenido audiovisual, sobre todo. Los monitores con mejores colores son aquéllos que son compatibles con HDR10, así que si vais a usarlo para diseño o para multimedia, buscad uno con esa compatibilidad.

El brillo es importante porque permite usar el monitor con buena calidad de imagen incluso en situaciones en las que la luz ambiental es muy elevada (delante de grandes ventanales, por ejemplo). Algunos monitores incorporan tecnologías de adaptación automática del brillo, gracias a las cuales el propio monitor selecciona el brillo necesario para cada tarea, o, al menos, configuraciones prediseñadas seleccionables.  Un buen nivel de brillo minimiza los reflejos, así que procurad que el monitor tenga un brillo máximo de al menos 200 nits.

El contraste también es muy importante para trabajar con imágenes y también para jugar, ya que muchas veces las zonas oscuras quedan poco definidas, sobre todo cuando se trabaja con un brillo elevado. Algunos monitores incluyen sistemas de estabilización negros que dan mejor visibilidad en esas zonas oscuras de las imágenes.

PANTALLA PLANA O CURVA

Desde que aparecieron las primeras pantallas curvas se ha discutido si realmente son o no mejores para el usuario. La idea es que una pantalla curva produce una sensación envolvente e inmersiva que las planas o consiguen, y puede que sea cierto, especialmente en pantallas muy grandes, pero en pantallas de tamaño medio como las de 27 pulgadas la diferencia a nivel visual no es notable.

Asimismo, las pantallas curvas tienden a la distorsión en los extremos de la imagen y a los reflejos molestos, así que si elegís un monitor curvo aseguraos de que tiene sistema anti-reflejos y un buen nivel de brillo.

MODOS DE PROTECCIÓN VISUAL Y ERGONOA

Finalmente, para los que pasamos muchas horas delante de la pantalla, y especialmente para los que trabajamos con ellas en trabajos que requieren no apartar la vista casi nunca del monitor, es bueno saber que agunos monitores incorporan sistemas anti-fatiga. Estos sistemas son de dos tipos: por una parte, están las tecnologías que suavizan la luz azul, causante de la fatiga visual. Por otra parte, los modos nocturnos o de lectura, que reducen el brillo de la pantalla y aumentan la calidez de la imagen por la noche, para adaptarla a la luz ambiental.

También es interesante que os fijéis en si el monitor es compatible con enganches VESA para montaje en pare o sobre brazos de soporte y si su peana es regulable en altura, si se inclina o si se puede rotar el monitor sobre ella. Todos esos movimientos pueden carecer de importancia si se va a usar sólo para jugar, pero son muy importantes si vais a estar sentados trabajando 8 horas o más al día, y os pueden evitar muchos dolores de espalda y cervicales.

Y, finalmente, hay que optar por monitores que incluyan al menos una conexión HDMI, porque es la más habitual en la mayoría de dispositivos que se conectan a monitores, y es importante saber dónde están colocadas estas entradas porque los monitores de tamaño medio y grande no son muy movibles. Si las entradas de HDMI y otros puertos están en la parte trasera vais a tener más problemas para cambiar el dispositivo enchufado.

¿Te ha gustado el post? Déjame un voto


Otros artículos que te pueden interesar

Los comentarios están cerrados.