Los mejores monitores para gaming

Los aficionados a jugar con el ordenador sabemos bien que el mejor monitor para gaming es aquél que aúna una buena resolución de pantalla, con un tamaño lo suficientemente grande para disfrutar (de 27 pulgadas para arriba) y una buena velocidad de refresco para que no perdernos esos FPS que nos harán pensar si tendríamos que habernos gastado un poco más en la tarjeta gráfica.

Los mejores monitores para jugar (o para GAMING)

Obviamente, cada caso es un mundo y cada jugador sabe de sobra lo que va buscando a la hora de elegir el que será mejor compañero de juegos junto con el ratón y el taclado. Asi que no me voy a ir por las ramas en este artículo. Te voy a listar algunas de las mejores opciones para que salives un poco viendo cual va a ser tu próximo monitor y no te separes de la pantalla.

Entonces, ¿te parece que los veamos uno por uno? Vamos a ello

LG 32UK550 B

El LG 32UK550B es una auténtica ganga, un chollazo para lo que ofrece. Un monitor 4K de 32 pulgadas, compatible con HDR10, es decir, con una ratio de color extraordinario, y, aunque se trata de un panel VA, tiene unos ángulos de visión que nada tiene que envidiar a los IPS, de 178 grados.

Puede que flaquee en el nivel de brillo máximo, que no es de los más altos y, por tanto, hace que jugar en entornos muy iluminados no sea la mejor idea. Tampoco es el mejor monitor en cuanto a tiempo de respuesta de píxeles, con 4 ms, pero vale para la mayoría de juegos, siempre que no sean de máxima exigencia. Si sois aficionados a los juegos más pesado y rápidos de última generación, este monitor no es la mejor opción.

Por otra parte, con juegos sencillos da muy buen rendimiento, e incorpora varios modos de juego para que podáis ajustar en todo momento los distintos parámetros atendiendo al tipo de juego.

No products found.

Samsung C32JG56QQUX

El año pasado, Samsung sorprendió a todo el mundo rebajando por debajo de los 300 € durante unas horas el modelo C32JG56QQUX y eso lo convirtió en uno de los más vendidos del año. Y es que ese monitor, que ahora vuelve a estar a ese mismo precio por o ser ya de este año, es perfecto para jugar: tiene 32 pulgadas, resolución QHD y una tasa de refresco de 144 Hz gracias a su panel VA con curvatura 1800R. Es probable que no sea el panel más adecuado para jugar, pero en este caso el rendimiento es muy bueno.

La pantalla curva suele ser especialmente adecuada para los juegos de acción, por su sensación de imagen envolvente. Y en una pantalla de 32 pulgadas ese efecto se nota lo suficiente para que merezca la pena. Asimismo, la pantalla curva también lo hace inadecuado para que jueguen varias personas a la vez, ya que desde cualquier punto que no sea el centro de la imagen puede haber distorsión. A fin de cuentas, es desde ese punto central desde donde se tienen todos los puntos de la pantalla a la misma distancia, como anuncian algunos fabricantes.

No products found.

HP 27F

El HP 27F es de los más pequeño, de 27 pulgadas, pero su panel IPS sin marcos y resolución Full HD  da lugar a unos muy buenos ángulos de visión y a una calidad de imagen más que aceptable. También incluye tecnología anti-reflectante, así que da buen rendimiento incluso en habitaciones muy iluminadas o con ventanas con luz natural que incide sobre la pantalla. Así que si soléis jugar en una  habitación exterior, es una buena opción.

Sin embargo, una vez más, al tratarse de un panel VA, os podéis encontrar con que su rendimiento no es el óptimo. Tiene una buena frecuencia de actualización (135 Hz), pero un tiempo de respuesta alto, de 5 ms. por tanto, si os gustan los juegos de acción o shuter ups quizás necesitéis una pantalla TN.

No products found.

PHILIPS 322E1C

Panel de 32 pulgadas VA curvado a 1500R, es decir, con mayor curvatura de lo habitual, y con resolución Full HD. Aunque el panel sea VA, el fabricante afirma que los ángulos son de 178 grados, algo que es poco habitual en pantallas curvadas.

Pero lo que realmente hace interesante esta pantalla es que incluye un montón de opciones para mantener bajo control los distintos parámetros de brillo, luz, contraste, desde tecnologías anti-parpadeo a distintos modos de juego y controladores automáticos de contraste.

En general se trata de un monitor funcional, pero simple, que os permitirá jugar a la mayoría de juegos y controlar todos los parámetros durante cada uno de ellos, pero sin la riqueza de color y la velocidad de respuesta de los paneles TN (este tiene 4 ms) ni los ángulos reales de los IPS.

No products found.

SAMSUNG C27R500FHU

El Samsung C27R500FHU también incorpora un panel VA Full HD, y eso le da unos colores muy nítidos, negros muy negros, buen contraste y sistemas de control del contraste y del brillo. Todo ello por un precio muy asequible. Tiene 27 pulgadas y es curvo, lo cual ayuda a que su falta de ángulos de visión no sea tan importante. Ahora bien, que os guste o no jugar con un monitor curvo ya es una cuestión personal, ya que la curvatura no es muy perceptible por debajo de las 30 pulgadas.

En todo caso, lo único malo que tiene este modelo de Samsung es que su tasa de refresco es baja, de solo 60 Hz, y por tanto podéis tener leves distorsiones de imagen en los juegos más rápidos, ese especie de lag que quizás no se note jugando al Minecraft pero será evidente y hasta fatal jugando al Halo, por ejemplo.

No products found.

SAMSUNG S27R350

El Samsung  S27R350 es, quizás, el que os proporcionará una imagen más vívida y clara. Aunque su resolución es solo Full HD, tendréis la sensación de que es mayor gracias a el sistema Magic Upscale de Samsung, que garantiza que los cambios de tamaño de las imágenes no las distorsionan. Además, incorpora también tecnología anti-parpardeos y control de contraste para que las zonas oscuras sigan siendo oscuras incluso con el brillo al máximo.

Es, además, suficientemente rápido para una experiencia fluida (respuesta de pixeles de 5 ms y tasa de refresco de 75 Hz), aunque en ese aspecto aún tiene margen de mejora, y una buena opción para usar simultáneamente con otras pantallas, ya que al no tener marcos y tener unos bieles muy finos la imagen es continua. Además, la ausencia de marcos siempre hace parecer la pantalla más grande, mejorando la experiencia inmersiva.

No products found.

MSI OPTIX G27CQ4

El MSI Optix es una muy buena opción, mejor que la mayoría de los anteriores, por distintas razones. Para empezar, presenta una relación entre la resolución y el tamaño que es perfecta. Tiene una resolución suficiente para una imagen realista y con muchos detalles (2K) y un tamaño de 27 pulgadas, que es el ideal para esa resolución y uno de los más demandados para gaming. Se trata de un panel VA, pero promete la misma amplitud de ángulos de visión que los IPS y además es curvo.

Pero lo más interesante de este monitor para gaming es que su velocidad de respuesta de píxeles es muy baja (1 ms) y que ofrece un nivel máximo de brillo muy alto. Eso es importante si se va a usar en entornos con mucha luz, y lo es aún más con monitores curvos, ya que la propia curvatura dificulta que se pueda colocar la pantalla de manera que la fuente de luz no incida sobre ella. En todo caso, el brillo de esta pantalla es muy superior (incluso duplica) a la de otras similares.

No products found.

SAMSUNG C24RG52

El Samsung C24RG52 es el más barato de esta lista y también el más pequeño, ya que solo tiene 24 pulgadas. Se trata de un monitor con resolución Full HD y un panel LED VA curvado a 1800R. Aunque se trata de un VA, promete características propias de los paneles IPS, con ángulos de visión de 178 grados. Lo que no se puede asegurar es que la curvatura os aporte algo a la experiencia, porque con una pantalla tan pequeña es casi imperceptible.

En todo caso, el hecho de que el panel sea VA hace que no sea exactamente la mejor opción posible para jugar, pero os puede ir bien si buscáis algo más barato y pequeño o si vais a usarlo también para otras tareas, especialmente para diseño o retoque fotográfico a nivel doméstico. Para trabajar con imágenes sí que resulta interesante, ya que tiene colores brillantes, una imagen muy nítida y buenos contrastes.

No products found.

Como elegir el mejor monior de Gaming

La resolución de la pantalla

Aunque hoy en día todos los fabricantes pretendan vender pantallas 4K, en realidad no siempre hace falta una resolución máxima para disfrutar de una buena experiencia de juego. De hecho, muchas veces es preferible una resolución correcta, pero menor (Full HD o QHD), combinada con otras prestaciones que confieren a la imagen nitidez o realismo.

Además, la calidad de imagen también depende de la distancia entre el usuario y el monitor y del tamaño del propio monitor.  Por eso debéis tener claro dónde vais a colocar vuestro monitor para gaming y qué distancia va a haber entre la pantalla y el lugar dónde os sentaréis vosotros.

El tamaño de la pantalla

El tamaño más frecuente para jugar está entre las 27 y las 34 pulgadas. Claro que también se puede jugar en una pantalla de 60 pulgadas, pero la mayoría de nosotros no disponemos de salas lo suficientemente grandes para jugar en pantallas de ese tamaño sin que se  distorsione la imagen, ¿verdad? Y aún menos nos podemos permitir pagar el dineral que cuestan. Así que entre 27 y 34 pulgadas está bien. Además, las 34 pulgadas son el tamaño más adecuado para el 4K.

El panel

Existen tres tipos de paneles (Twisted Nematic (TN), Vertical Alignment (VA) y In-Plane-Switching (IPS).

El tipo de panel influye en la gama de colores que se reproducen (y, por tanto, en el realismo de la  imagen) y en los ángulos de visión, además de en la velocidad de respuesta, de manera que diferentes tipos de paneles llevaran a experiencias de juego distintas.

Las mejores pantallas para jugar son las TN y las IPS. La primera proporciona una buena gama de colores y contrastes y además tiene unos tiempos de respuesta y una frecuencia de actualización perfectos para el gaming, mientras que la segunda proporciona colores suficientes y unos buenos ángulos de visión.

Brillo y Contraste

También es importante que os fijéis en cuestiones como el brillo y el contraste, porque, por mucha resolución que tenga una imagen, si esas dos características no se mueven en los parámetros correctos la imagen no se verá bien. En cuanto al brillo, necesitaréis mayor brillo cuan más iluminada esté la habitación en la que uséis el monitor. Un brillo de 250 nits es lo mínimo que necesitáis si vais a estar en una habitación con bastante luz. El contraste, por su parte, es necesario controlarlo siempre, ya que a menos contraste menos definición general de la imagen, tenga la resolución que tenga.

Además, algunos monitores incorporan sistemas de control específicos para los tonos oscuros, permitiendo que éstos se iluminen sin dejar de ser oscuros. Eso permitirá que los espacios de sombra no sean como agujeros en la pantalla y los jugadores podréis ver qué hay en esas zonas.

Los conectores

Tanto si vais a conectar el monitor al ordenador como si preferís las consolas, necesitaréis conectarlo a través de puertos. El puerto más esencial es el HDMI, ya que la mayoría de las consolas modernas usan ese tipo de conector, y muchas pantallas  incorporan también una entrada VGA. Pero es interesante que tengan también otros puertos, como Display Port de VESA o usb.

Y es importante fijarse también en qué lugar están esas conexiones, porque dependiendo de donde estén serán más o menos accesibles en caso de necesidad. Si vais a colocar el monitor en una pared, esto es especialmente importante, ya que si las conexiones están en la parte trasera o el acceso a ellas es complicado tendréis que estar colgando y descolgando la pantalla cada vez que queráis cambiar de dispositivo. Si hay muchos puntos de conexión será más sencillo: podréis dejar varios dispositivos conectados y seleccionarlos cuando os haga falta.

¿Te ha gustado el post? Déjame un voto


Otros artículos que te pueden interesar

Los comentarios están cerrados.